El Libro de Mormón

El Libro de MormónComo parte del proceso de restaurar la iglesia antigua, Dios utilizó a su profeta José para traer a la luz un libro de escritura antiguo llamado el Libro de Mormón (de cuál se deriva el “apodo” de la iglesia). Como la Biblia, el Libro de Mormón (LDM) es un registro de las instrucciones de Dios dadas a profetas antiguos. La Biblia es un registro de revelaciones proféticas recibidas en el hemisferio oriental; en contraste, el LDM es un registro de revelaciones proféticas recibidas en el hemisferio occidental.

Cerca de 600 a.C., Dios mandó a un profeta llamado Lehí, que entonces vivía en lo que se llama hoy Israel, que llevara su familia a una tierra nueva. Siguiendo las instrucciones de Dios, Lehí fue conducido a través del océano al continente americano, donde sus descendientes establecieron una gran civilización, probablemente una de muchas civilizaciones en el continente americano en aquella época. Después de la muerte de Lehí, Dios llamó otros profetas también, estableciendo una relación con los descendientes de Lehí, así como él hizo con los israelitas en el hemisferio oriental. Después de la resurrección y la ascensión de Cristo en el “viejo mundo,” Él visitó al pueblo en el continente americano también, así como prometió en el Nuevo Testamento.

Algunos creen erróneamente que los Mormones utilizan el Libro de Mormón en lugar de la Biblia. Éste no es el caso; si algo, el Libro del Mormón es un compañero a la Biblia. Ambos son registros de los hechos de Dios con el pueblo antiguo y con profetas antiguos, y ambos se consideran escrituras.

Cómo se Puede Saber por Si Mismo

El Libro de Mormón
¿Pero cómo podemos saber que el LDM es un verdadero registro de revelaciones de Dios a profetas en el continente americano? Los Mormones creen que individuos pueden recibir revelación personal por sí mismos así como los profetas pueden recibir revelación global para la iglesia. La experiencia del profeta José Smith sirve como buen ejemplo de cómo aprender la verdad directamente de Dios.

  • Primero, José Smith consideraba cuidadosamente su pregunta: ¿Con qué religión debo hacerme miembro? Estudiaba la pregunta, visitando varias iglesias para entender mejor sus doctrinas y estudiando la Biblia para intentar aprender la voluntad de Dios. Debemos también considerar y estudiar nuestra pregunta: ¿Es el Libro de Mormón un verdadero registro de los hechos de Dios con un pueblo antiguo? Primero, debemos leer el libro, o por lo menos partes importantes de él. Puede ser que también exploremos la historia de cómo fue traída a la luz en el siglo XIX o conversemos con personas cuyas vidas el libro ha cambiado.
  • En segundo lugar, después de estudiar su pregunta cuidadosamente, José pidió que Dios le demostrara la verdad. Mormones creen que también podemos pedir que Dios revele a nosotros personalmente que el LDM es un registro verdadero de profetas antiguos. La naturaleza de la respuesta de Dios varía de persona en persona. Típicamente, Dios se comunica a través del Espíritu Santo, tocando nuestras emociones y acelerando nuestros intelectos. Se han hecho varias tentativas de describir la experiencia; se ha llamado una “sensación,” una “calor en el pecho,” y “una aceleración de la mente.” Mientras que es difícil explicar, la experiencia es muy real. Yo mismo la ha sentido en muchas ocasiones.

Es importante notar que la hora de la respuesta de Dios varía de persona en persona. Ya conocí muchos que recibieron sus respuestas rápidamente. Otros demoran, entre ellos Brigham Young, el segundo profeta llamado por Dios después de José Smith. Todos que reciben respuestas tienen un deseo constante a saber la verdad. Sin importar cuánto tiempo la respuesta demora, continúan estudiando la pregunta en sus mentes, meditando y leyendo, estudiando y conversando hasta que finalmente vienen a saber por sí mismos a través del Espíritu Santo que el Libro de Mormón, como la Biblia, es la palabra de Dios según lo revelado a través de profetas antiguos.



Una versión online (en Internet) está disponible aquí. Además, una copia física puede ser solicitada gratuitamente aquí, o comprada de un editor no-mormón en Amazon.com.

31 Responses to “El Libro de Mormón”


Leave a Comment





 
(Su e-mail nunca será publicado)


caracteres restantes