Revelación Profética-Apostólica

Revelación a través de Profetas y de Apóstoles

Como puede ser deducido de las muchas referencias bíblicas incluidas arriba, hay apoyo bíblico substancial para el concepto Mormón del plan de Dios, incluyendo la existencia pre-mortal, el propósito de esta vida y el potencial del hombre para progresar eternamente. Algunos puntos importantes, sin embargo, deben ser mencionados.

  • Primero, mientras que la mayoría de la Biblia es hermosa por su simplicidad, el texto santo sin embargo contiene muchas contradicciones evidentes, versículos difíciles de entender y enseñanzas ambiguas que permiten interpretaciones múltiples. Contrario a las opiniones de muchos, a menudo es imposible saber el significado correcto de algunos versículos bíblicos apelando solamente a la Biblia. Muchas veces puntos de vista múltiples tienen apoyo bíblico, dependiendo de cómo se interpretan los versículos.
  • En segundo lugar, mientras que la Biblia apoya explícitamente el punto de vista Mormón del plan de Dios en muchos casos e implica fuertemente su exactitud en otras, muchos de los detalles de la visión Mormona no pueden ser encontrados en la Biblia.

¿Pero si la Biblia permite interpretaciones múltiples, cómo podemos saber que la “interpretación Mormona” es la correcta? ¿Si algunos de los detalles del plan no se contienen en la Biblia, de dónde vinieron? La respuesta de estas dos preguntas es “revelación moderna.”

Las enseñanzas de Emerson se aplican a los mormonesDiferente a muchas otras religiones, la Iglesia SUD (Santos de los Últimos Días) no enseña que las escrituras están cerradas, que Dios no tiene nada más que decir, nada más que revelar. Concordamos con el filósofo Ralph Waldo Emerson del siglo XIX cuando él declaró audazmente a la escuela de divinidad de Harvard, “Es mi deber decir a ustedes que la necesidad de nueva revelación nunca era mayor que ahora. La doctrina de la inspiración se pierde. Los milagros, profecía, la vida santa, existen solamente como historia antigua. Los hombres hablan de la revelación como fuera algo ya dado y hecho, como si Dios fuera muerto. Es la tarea de un profesor eclesiástico verdadero demostrarnos que Dios es, no era, que él habla, no hablaba.”

La revelación moderna que Emerson deseó hoy existe. Así como Dios se comunicó con sus hijos antiguamente, él se comunica con nosotros en épocas modernas. Creemos que, para revelar nuevas verdades, Dios sigue el mismo sistema que usaba en épocas bíblicas. Específicamente,

  • Dios selecciona individuos–profetas y apóstoles–para actuar como sus portavoces.
  • Después de comunicarse con Dios, los profetas y apóstoles declaran su voluntad, a menudo en la forma de registros escritos. La Biblia, creada por los profetas y apóstoles antiguos, es un ejemplo de un registro escrito. Comunicando a través de profetas y de apóstoles, Dios puede clarificar enseñanzas anteriores, revelar nuevas enseñanzas y dar a sus hijos nuevas instrucciones, según lo necesitado.
  • Cuando la gente oye o lee las palabras de Dios según lo dado a través de sus profetas y apóstoles, el Espíritu Santo (descrito arriba) puede atestiguar a cada individuo que son verdaderas.
  • Con esta confirmación, los hombres y las mujeres pueden aceptar y seguir.

Así los Mormones consideran a la Biblia como una fuente importante, pero no única, de la verdad. Además de este registro antiguo de las enseñanzas de profetas y apóstoles, Dios continúa hablando a sus hijos hoy a través de profetas y de apóstoles modernos. Es por este proceso de revelación moderno que mucho del plan de Dios se ha revelado, y es por esta revelación que las escrituras pueden ser interpretadas correctamente.


José Smith

O profeta José SmithLos Mormones creen que José Smith, un joven de granja del siglo XIX del estado norteamericano de Nueva York, era el primer profeta llamado por Dios en épocas recientes. La religión era un asunto polémico en Nueva Inglaterra del siglo XIX; de hecho, tantos pastores hablaban de cómo evitar los fuegos del infierno que esta región se conocía como el “distrito quemado.” En este ambiente, es fácil entender porqué el joven José Smith se preocupaba con el bienestar de su propia alma. En la esperanza de encontrar la salvación, José deseaba afiliarse con una religión, pero se confundía cuando visitaba las varias denominaciones. Aunque todas hablaban de Jesucristo, las enseñanzas de cada iglesia eran variadas y a menudo contradictorias. Además, cada religión citaba la Biblia para justificar sus enseñanzas; cada religión interpretaba la Biblia de maneras muy diversas.

Sin embargo, José no perdió su confianza en la Biblia y continuaba a leerla regularmente. Un día encontró Santiago 1:5, una escritura que lo movió profundamente.

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

El bosque sagrado, donde José Smith recibió su primera visiónSi cualquier persona necesitaba la sabiduría, José la necesitaba. Él decidió poner la promesa de Santiago a la prueba. En un día de la primavera en 1820, José fue a una arboleda cerca de su hogar para preguntar a Dios cual religión con que el debería hacerse socio. Era la primera vez que él rezó en voz alta. En sus propias palabras, José describió lo qué sucedió:

Vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente arriba de mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí. (……) Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo! (José Smith – Historia 1:16-17)

En esta la “primera visión”, Cristo dijo a José que ninguna de las iglesias existentes en ese entonces poseía la autoridad divina de actuar en el nombre de Dios y que ninguna de ellas poseía la plenitud del evangelio de Cristo. Cristo también le dijo a José que en los años siguientes Cristo restauraría su iglesia así como existía antiguamente. Él revelaría otra vez sus verdades a sus hijos por un profeta moderno, José Smith. Después del martirio de José en 1844, Dios llamó a otro profeta, un hombre llamado Brigham Young. Después de la muerte de Brigham, otro fue llamado. Esta línea profética se ha preservado al día actual.

36 Responses to “Profetas y Apostles Mormones”


Leave a Comment





 
(Su e-mail nunca será publicado)


caracteres restantes