Estudio de las Escrituras: Arrepentimiento


El mismo Jesucristo mandó a sus seguidores que se arrepientan de sus pecados.

San Mateo 4:17:

  • Desde entonces comenzó Jesús a predicar y a decir: ¡Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado!

En otro lugar Jesús volvió a insistir en que su propósito era llamar a los pecadores al arrepentimiento.

San Mateo 9:12-13:

  • Y al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.
  • Id, pues, y aprended qué significa: Misericordia quiero y no sacrificio; porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.

En su parábola de la oveja perdida, Jesucristo explicó que los cielos se regocijan cuando los pecadores–y eso significa todos nosotros–arrepienten.

San Lucas 15:4-7:

Leave a Comment


caracteres restantes



 
(Su e-mail nunca será publicado)